El exponente máximo de vergüenza

De unos meses para acá me estaba alegrando bastante de que los mass-media de tirada nacional dieran por fin cancha a la corruptela valenciana. Me alegraba básicamente porque en València es prácticamente imposible que se vea una opinión contraria al gobierno. Los sobres inundan periódicos, televisión, magistrados… Pensaba que este sería el primer paso para que fueran al menos algo más cautos y humildes, y ya no que dimitieran (La dimisión de políticos en España es una utopía), sino que procuraran hacerse menos de notar.

Pero nuestros peperos no podían ser así, ni muchos menos. Resulta que el caso Gürtel les ha servido para acusar a todo cristo viviente de espionaje, montajes y mentiras con el único motivo de desprestigiarlos. Como se ha visto, ego no les falta a los buenos señores y las buenas señoras.

Esta mañana el señor Camps (si es le podemos poner la categoría de señor) ha declarado que en el PP valenciano no hay razones para que dimita nadie, que quien si debe dimitir es el señor Zapatero (gobierno del cuál también se ha lucido con la subida del IVA, parece ser que hay dinero a raudales para salvar los bancos, pero no hay leyes para apretarles las tuercas a los millorarios…en fin…) Un aplauso a Camps, ¡ole tus santos huevos!

Todo esto lo ha hecho rodeado de abuelos que lo aclamaban, seguramente que la organización del partido se encargado de fletar un autobús para que lo hicieran, y quién sabe si ha pagado con todo el dinero que nos han saqueado a los valencianos (cosa muy probable).

Esta es una de las cosas que me da ganas de construirme un cohete y emigrar a la luna, pero ¡aquí no ha pasado nada! Las próximas elecciones ganarán nuevamente con mayoría absoluta (y eso que nadie les vota), y las olimpiadas no serán en Madrid, sino en Valencia, razón por la que todo el mundo dará gritos de alegría y alboroto.

¡Qué vergüenza!

http://www.publico.es/espana/256854/camps/elude/hablar/dimisiones/pide/zapatero

Anuncis

Michael Jackson ha muerto

Ella nunca lo haría

Ella nunca lo haría

Ayer fue un domingo fulero. Sin planes ni ganas de hacerlos. Eso no es cierto, sin planes de salir al mundo exterior, con la única intención de disfrutar, junto con Gato y algún que amigo alcoholizante de la nueva tele.  Y es que el apagón analógico ya ha llegado a la comarca de la Plana de Utiel (increiblemente de cuando en cuando más adelantados que aquí) y no ha habido más remedio que cambiar la vieja tele del pueblo, la Merche, que no tenía euroconectores, por una que si los tenga para poder conectarla a la antena del TDT.

A parte de la sesión peliculera que me pegué frente a la peazo tele nueva de Alaquàs me da por pensar dos cosas:

1. Que toda esta mierda del TDT sea una trama oculta de los vendedores de electrodomésticos para que compremos despampanantes teles nuevas de plasma y dejemos olvidadas en un trastero o, mucho peor, tiradas en cualquier contenedor a nuestras amigas de toda la vida, que tantos buenos momentos nos han dado. No hay que decir lo que se lloró en casa cuando desapareció nuestra primera tele, que aunque no tenía mando a distancia, estaba construida de forma artesana por Josep Ferrer, y nos había acompañado durante 20 años. ¡¡Ay, la Paquita!!.

2. Que se está discriminando de una forma cruel a las teles sin euroconectores. ¿Quién fue el cerdo que los inventó? Y,¿porqué le pusieron euroconector? ¿Acaso insinúan que ni mi Paquita ni mi Merche eran europeas?

PD: El título es simplemente para ver todo el que pica porque ha puesto eso en el google y aumentar el número de visitas. Yo también tramo planes malvados (risa malvada).

La dipu te besa

FOTO PRESIDENT-D.ALFONSO RUS

Ya hemos vuelto todos los becados del “maravilloso acto” llevado a cabo en nuestro honor en la Diputación de València. A las 10 de la mañana estaba la plaza rebosante de estudiantes, alcaldes y concejales con su mejor sonrisa (o con una mueca a modo de protesta).El acto consistía básicamente en recoger los carnets que nos acreditan como becados y firmar el seguro de responsabilidad civil, todo ello entregado por guapísimas y guapísimos azafat@s, con un obsequio a los estudiantes de un polo (de vestir) con el logo de la campaña y una horchata con fartones al concluir el acto.

Nos han llamado por ayuntamientos y una vez dentro de la diputación (los que hemos tenido la suerte de ser llamados los primeros) el señor Alfonso Rus ha pronunciado su discurso, henchido de emoción y lleno de campechanismo (si al rey le funciona, ¿va él a ser menos?).

Dicho el discurso se ha dispuesto a darnos la enhorabuena uno por uno separados por ayuntamientos. Las presentes estábamos comentando en ser formales y ofrecerle nuestra mano para estrecharla, pudiendo echarle un escupitajo por utilizarnos para hacer campaña. Aunque a los chicos la ha estrechado sin reparos, a la chicas que no queríamos besos y le hemos ofrecido la mano, ha ignorado nuestra mano y se ha dirigido directamente a nuestra mejilla.  Cosa que ha mí me ha dado naúseas. “La dipu te besa” es un término que se le ha ocurrido a Sarai, una de mis compañeras cuando comentábamos la jugada a la vuelta. Una vez todos saludados, Canal 9 y un fotógrafo se han encargado de inmortalizar el momento, donde no me han dejado que me escondiera tras la multitud y me han colocado casi en primera fila.

Lo dicho:

 

¡Viva las becas donde tienes que hacerte la foto para poder empezar a trabajar!

¡Viva los polos, las botellas de agua y los carnets de cartulina con los logos de “la dipu te beca”!

¡Viva la horchata con fartons!

¡Viva el señor Alfonso Rus!

Pero sobretodo, ¡Viva los besos de Alfonso Rus!

Sentir-se vella

Viejita

Aquesta setmana hi ha hagut dos esvediments que han fet que em sentís molt vella (tot i no ser-ho). El primer ha sigut la boda d’una companya d’escola.

Ja es casa la gent? Se’m fa del tot estrany que gent de la meua edat es case, inclús antic, passat de moda, inclús sense trellat. Veient al ritme que va la vida, com canviem de pensament i la poca resistència que tenim davant dels defectes del altres, potser d’ací a uns anys a qui veies tant perfecte et semble un card, i no només hauràs pagat les despeses de la boda sinó que hauràs de pagar-li a advocats per a poder-te divorciar. Potser d’ací a uns anys em mossegue la llengua, però ara mateix em sembla de marcià.

La segona raó que m’ha fet sentir vella han sigut els següents spots publicitaris:

La reacció que vaig tindre al vore’l (perquè el que vaig vore primer va ser el de Viki) va ser d’entusiam, que desembocà en un cabreig de la mà d’un “però què fillsdeputes!!”. Han aprofitat el fil·lò del remember infantil (trau aquest tema de conversa amb els teus amics i en tindràs per a estona) per a fer-nos sentir vells. I, sincerament, pel que fa a mi, ho han aconseguit.