Falles Populars i Combatives

   

     Arriben les falles!! No, no m’he tornat boja, sé que estem en gener. De fet, les falles tradicionals porten des de novembre fent presentacions. Però no és de falles tradicionals de les que vull parlar, per a això potser ja n’hi ha massa gent. Vos presente, per si no les coneixíeu, les FALLES POPULARS I COMBATIVES.

Es tracta de gaudir les falles sense ser faller i sense ser coent, ja que qualsevol pot tindre molt de glamur sense haver de lluir l’uniforme oficial, ni seguir el protocol estricte. La novetat, ara que ens intenten limitar la llibertat de compartir i organitzar-se en Internet, és que la replegà utilitza el crowdfunding, a través de la web Verkami.

D’acord, no saps que és el crowdfunding. Consisteix en mecenatge de projectes culturals a través de donacions, adaptades a tot tipus de butxaques, per a les quals els organitzadors programen unes recompenses. Si coneixes “Cremant Muses” o “Enric Valor“, també ells s’han finançat a través d’aquest mètode.

En el projecte de les Falles Populars i Combatives s’ofereixen de recompenses, des de un mocador faller, a ser part de la Cort d’Honor o cantar amb els ESOC (Experimental Smòuquers Of Carxofa) al balcó de Ca’ Revolta. La meua amiga Silvana i jo s’hem inclinat per la última opció i patrocinarem una de les grosses de forma compartida.

Si eres de les que se’n van fugint quan arriba març, pega una ullada a la web i replanteja-t’ho.

Per a fer-te un tastet et deixe “La Mallera Faxor Infantil” dels ESOC.

Anuncis

Retrovisor

Imatge: CMVida Juvenil

        Ara, que ja som (una altra volta) a l’any on s’acabava el món, que ja porte un quart de segle a les costelles i un poquet més de mala baba (encara que no tant com hauria), em veig capacitada per a fer el repàs a un any que ha sigut de vertigen. Molt probablement a ningú de vosaltres vos interesse com he viscut aquest 2011 que ja hem deixat arxivat, però això que llegeixes no és una altra cosa que el meu abocador, i pensar anar endavant.

Si haguera de posar-li un títol seria “l’any social”. Per primera volta les xarxes, i no només les d’Internet (que també i molt), sinó les xarxes socials tradicionals s’han multiplicat i han produït milers de coses boniques. Juntes, moltes amigues i amics i la flor que ací vos conta, hem intentat gestionar el Festival de Rock d’Alaquàs de forma participativa i donant l’oportunitat de donar-se a conéixer a joves artistes de diferents disciplines, hem generat un col·lectiu d’amants de l’Horta, el cultiu i la alimentació biològica. I aquests projectes continuen en marxa, i amb tot l’entusiasme i energia que és possible posar-li. Es diuen aFRA i Gent de l’Horta. Si seguim amb la sociabilitat, ha sigut un any de primers passos: em llancí a formar-ne part de la política local (tot i isquí escaldada), a formar-ne part de l’Assemblea 15M del meu poble (tot i que també isquí escaldada), i a ser una Sarraïna de pro (aquesta última només m’ha donat que alegries).

Seguint amb les xarxes, amb les que si que tenen que vore amb l’Internet, ha sigut sense lloc a dubtes l’any de Twitter. Hem descobert el poder de difusió que tenim cadascuna, ja siga per a temes d’importància general, o només acudits per a passar l’estona. Twitter m’ha donat la oportunitat de conéixer, virtualment, a gent meravellosa a la qual haguera sigut difícil conéixer d’una altra manera, ha canviat la forma de relacionar-se, horitzontalitzant-la, llevant convencions socials formals per falta de caracters. Per a mi, que em passe més hores pel món que a ma casa, és la forma d’estar connectada de manera quasi immediata amb la realitat (per cert, mil gràcies a la genialitat de qui inventà l’smartphone!)

Enguany he decidit trencar amb càrregues innecessàries que he mantingut per caboteria, comoditat o “tradició”?

He començat a la Universitat presencial, aconseguint així re-motivar-me. Quasi havia oblidat el quelcom especial de la Sociologia, si ja era friqui prepareu-se perquè vaig a donar-vos una pallissa enorme.
M’he reafirmat en la meua individualitat, em calia dur-me alguna galeta per enrecordar-me que també tinc melic, i que no passa res per mirar-se’l de tant en tant.
He assumit que la gent s’emparella/s’ajunta/es casa, i que no són/no volen ser les mateixes i mateixos que coneguérem, la vida gira i gira, ningú no és mateix sempre, i qui sap si no sóc jo qui demà no sóc/no vull ser la persona que he sigut fins ara.
He deixat anar persones com si fóren una branqueta que flota a la corrent del riu, adonant-me que no podem aferrar-nos a tot. Hem de deixar que continuen el seu curs.

Però sobretot he rigut molt i he gaudit més amb coses tan ximples com anar a cantar a l’hort una nit d’entre setmana fins a altes hores de la matinada. He d’agrair-vos a totes les persones que s’heu creuat amb mi, ja siga una o moltes voltes per suportar-me i ensenyar-me a comprendre’m a mi mateixa.

Engeguem un any ple de projectes, que no fa bon color, però al qual no li anem a presentar la derrota amb cobert de plata, haurà tombar-nos moltes voltes abans. Ànims! Podem amb el 2012!

El exponente máximo de vergüenza

De unos meses para acá me estaba alegrando bastante de que los mass-media de tirada nacional dieran por fin cancha a la corruptela valenciana. Me alegraba básicamente porque en València es prácticamente imposible que se vea una opinión contraria al gobierno. Los sobres inundan periódicos, televisión, magistrados… Pensaba que este sería el primer paso para que fueran al menos algo más cautos y humildes, y ya no que dimitieran (La dimisión de políticos en España es una utopía), sino que procuraran hacerse menos de notar.

Pero nuestros peperos no podían ser así, ni muchos menos. Resulta que el caso Gürtel les ha servido para acusar a todo cristo viviente de espionaje, montajes y mentiras con el único motivo de desprestigiarlos. Como se ha visto, ego no les falta a los buenos señores y las buenas señoras.

Esta mañana el señor Camps (si es le podemos poner la categoría de señor) ha declarado que en el PP valenciano no hay razones para que dimita nadie, que quien si debe dimitir es el señor Zapatero (gobierno del cuál también se ha lucido con la subida del IVA, parece ser que hay dinero a raudales para salvar los bancos, pero no hay leyes para apretarles las tuercas a los millorarios…en fin…) Un aplauso a Camps, ¡ole tus santos huevos!

Todo esto lo ha hecho rodeado de abuelos que lo aclamaban, seguramente que la organización del partido se encargado de fletar un autobús para que lo hicieran, y quién sabe si ha pagado con todo el dinero que nos han saqueado a los valencianos (cosa muy probable).

Esta es una de las cosas que me da ganas de construirme un cohete y emigrar a la luna, pero ¡aquí no ha pasado nada! Las próximas elecciones ganarán nuevamente con mayoría absoluta (y eso que nadie les vota), y las olimpiadas no serán en Madrid, sino en Valencia, razón por la que todo el mundo dará gritos de alegría y alboroto.

¡Qué vergüenza!

http://www.publico.es/espana/256854/camps/elude/hablar/dimisiones/pide/zapatero

Dia europeu sense cotxes

Tona

Jo ho tinc prou fàcil! Només he de pujar sobre la meua Toneta i volar pels carrers en direcció (o contradirecció) del vent. I tu, què faràs hui?

El cielo brillaba. Cap i cua 4.2

(Si no has leído la primera parte, éste es el enlace)

No sabía que hora podría ser pero ya había oscurecido. Se percató de que bajo su espalda había un cable. El yak de la guitarra. Se asomó sobre el sofá y encontró un pequeño amplificador que estaba enchufado a una regleta que salía del suelo. Lo encendió, conectó el yak y aprovechando la intimidad del momento se marcó unos acordes.

Sentía como su cuerpo renacía a medida que tocaba, como si un impulso eléctrico recorriera sus venas y las llenara de energía, de vitalidad. Le dio más volumen al amplificador y empezó a cantar con todas sus fuerzas. La nave de devolvía el sonido en forma de eco. Cuando paró oyó un aplauso a su espalda.

Una bombilla iluminó las ventanas del altillo. Al cabo de los segundos, apareció a contraluz una silueta masculina asomada tras una de las que había abiertas. No pudo reconocerle los rasgos, sin embargo, adivinó su pelo largo y claro. En hombre permaneció en la ventana y dijo con un acento extranjero:

– Tienes un gran talento, has hecho que esa vieja guitarra grite como hacía mucho tiempo que nadie le hacía gritar.

– ¿Es suya?-respondió- Lo siento, no quería.. pensaba que.. que estaba abandonada.

– No te preocupes, puedes tocarla cuanto quieras siempre y cuando vuelvas a dejarla donde estaba.

– No, si yo.. no quiero molestar.. ye me iba y…

– En serio, no te preocupes toca cuánto quieras. ¿Te importa que baje a sentarme para escucharte? Ese Chester es demasiado cómodo como para quedarse de espectador de pie.

Encogió los hombros, lo que el hombre interpretó como un” me da lo mismo” se adentró en la habitación y despareció de la ventana. Se apagó la luz y en pocos minutos, la luz de un candil iluminaba los pasos del hombre acercándose al sofá e iluminándolo. Lo dejó en el suelo y extendió su mano para presentarse. Se llamaba Grant.

Normalmente le molestaba tocar para alguien, sin embargo, el tal Grant, le transmitía, confianza, serenidad. Le observaba como si fuera Jimmy Hendrix por lo menos, cuando a parte de parar cuando veía que la falta de las dos cuerdas, las melodías eran versiones mal tocadas de grupos míticos.

Le cedió la guitarra y mientras él comenzó a tocar de forma virtuosa, le pasó por la cabeza hacerle algunas preguntas al enigmático personaje de la nave abandonada.

Grant le contó, casi le cantó, que fue había sido un guitarrista de mucho éxito en un grupo que estuvo de moda en el Reino Unido. Que quisieron salir del cliché en el que los habían encasillado y obtuvieron por respuesta el olvido por parte de la crítica y del público. Afortunadamente había ganado el dinero suficiente para poder mantenerse el resto de su vida y dedicarse a disfrutarla, a hacer lo que le apeteciese. Hacía unos meses había llegado haciendo en una furgoneta junto con su Chester y su Fender a aquella nave, había vendido la furgoneta y se había comprado una bicicleta para poder ir al pueblo a comprar, hacer excursiones por la zona… y de momento no tenía fecha de partida fijada.

Pasaron las horas y las compartieron como si fueran viejos amigos regalándose viejas canciones, chistes, horas de conversación sobre nada en concreto y sobre cosas tan importantes como el futuro de la literatura en verso,  y sin darse cuenta, en el exterior los rayos de luz comenzaron a iluminarlo todo. Era la señal de que había llegado el momento de marcharse.

Se despidió con un gran abrazo y le prometió visitarle. Se dirigió al exterior y una vez en la puerta un soplo de brisa fresca matinal le despertó la mirada, tuvo que entornar los ojos para adaptarse a la luz. El cielo brillaba, y aquella noche había sido de las mejores de su vida.